Primeros pasos en una maestría

 

"El camino hacia el éxito apenas comienza". Esa famosa frase que nos han introducido nuestros ancestros para intentar guiarnos hacia lo mejor para nosotros. Una frase con muchísimo peso emocional y, que a veces, no lo notamos o simplemente la dejamos pasar.  

Estudiar, ha sido un tema que no se me ha dado tan bien como lo esperaba. No he sido aquel típico estudiante dedicado a leer libros y obtener calificaciones A+. Sin embargo, he logrado obtener primeros lugares, excelentes relaciones profesionales y sobre todo (para mí lo más importante), ser el orgullo de mi familia. 

Cuando hablamos de una maestría, debemos examinar (más allá del contenido académico de ésta) los valores que deja en tu vida. En estos momentos estarás dejando tu nido para irte a probar nuevos aires. Estarás dejando de escuchar tu música favorita en las calles, para acostumbrar tu tímpano a nuevos cánticos y ritmos. Partirás hacia un nuevo mundo como partió Colón con su tripulación hacia "la nueva India". 

Llegarás a un nuevo país con la ilusión y la confusión que tenemos todos cuando damos los primeros pasos. Cuando apenas empezamos a caminar hacia el famoso camino del éxito. Nos derrumbaremos, nos caeremos, pero lo más importante: nos levantaremos mil veces más. Y como todo tiene un principio, estarás a pocos días de cruzar la puerta de tu academia para escribir un nuevo capitulo en tu vida.

Te gustaría un consejo para tus primeros pasos en una maestría? Déjate guiar por tus sentimientos, por tu intuición. Aprende cada día de la persona que tengas a tu lado. Comparte tu conocimiento y experiencias personales con tus compañeros. Habla con tus profesores, cuéntales de ti. Son ellos los que perfeccionarán tus ideas y te motivarán a dar lo mejor de ti. Habla y exprésate. Sé una esponja! 

La maestría la construirás tu y serás feliz y alegre como te lo propongas sin limitarte ni un sólo día. Mucha suerte!